22 de noviembre de 2017

Guía para elegir la cama infantil más adecuada

A la hora de configurar un cuarto infantil, una de las tomas de decisión más importantes es por qué cama optar. Al fin y al cabo el óptimo descanso y la salud de la espalda del niño dependerá en gran medida de ella. Esta guía para elegir la cama infantil más adecuada te ayudará a encontrar la ideal para tu hijo.

Valora el espacio del que dispones para la cama infantil

A menudo una cama infantil ocupa una parte importante del dormitorio. ¿Te merece la pena que así sea? Si dispones de un espacio amplio quizá la respuesta sea sí. En caso contrario, lo mejor es que optes por soluciones atractivas y que te permitan optimizar al máximo el espacio disponible. Una cama infantil abatible, por ejemplo, aportará amplitud al dormitorio durante el día para que el niño juegue o disponga de una zona de estudio cómoda. Al mismo tiempo, permitirá mayor facilidad de limpieza de la estancia y evitará la tentación de que un elemento de descaso se convierta en una cama elástica o un trampolín de juegos peligrosos.

Cómo elegir la mejor cama infantil para un cuarto compartido

Cuando dos hermanos comparten cuarto, es importante que no tengan la sensación de que se premia a uno y se valora menos al otro. La relación fraternal puede resentirse si uno de los peques se siente desplazado o con menos derechos que el otro. Algo tan inocente como que un hermano chinche al otro de forma habitual con que su cama infantil es la mejor, puede ir haciendo mella en el otro. Por eso es importante que cuando dos niños comparten dormitorio ambas camas sean de las mismas características.

Una cama nido aprovecha bien el espacio para dos peques en un mismo dormitorio, pero irremediablemente uno se quedará con la preferida, y el otro con la secundaria. Disponer de dos camas si el cuarto es amplio u optar por el uso de camas abatibles iguales o en litera, es una excelente solución.

En Max Juvenil Rivas puedes encontrar camas abatibles en Madrid que por el día tienen la apariencia de un armario y por la noche con un movimiento simple quedan montadas, dejando espacio para que ambos niños dispongan de un cuarto en el que jugar o estudiar durante el día.

Qué aspectos debes tener en cuenta a la hora de elegir la cama infantil ideal

Estos son los principales puntos a tener en cuenta a la hora de elegir la mejor cama infantil para tus hijos.

Escoge un modelo de cama infantil cómodo para el adecuado descanso del niño

El cometido principal de una cama infantil es que resulte cómoda para que el niño pueda relajar el cuerpo, cuidar la espalda y disfrutar de un sueño profundo y saludable. Por ello es importante que tengas en cuenta los aspectos que te aseguren el adecuado descanso de tu hijo. Un buen somier es fundamental porque sobre él va a recaer todo el peso del niño y de él va a depender el cuidado de su columna.

Valora la fácil limpieza del espacio para elegir la cama infantil más práctica

Una cuestión que raramente se tiene en cuenta al elegir una cama infantil y que debería valorarse más es la limpieza del dormitorio. Algunas soluciones requieren de más trabajo diario para eliminar polvo, ácaros y suciedad. Esto es importante para todos, pero muy especialmente para niños con alergias. Por mucho cuidado que los adultos al cargo se esfuercen por tener, los niños llevan tierra y polvo en calzado, mochilas y ropa de juego o deporte.

Una cama fija no resulta práctica para limpiar bajo ella en profundidad cada día y a nada que te despistes acaba convirtiéndose en el lugar en el que los niños escoden o guardan juguetes, zapatos y hasta ropa sucia. Una cama abatible queda oculta durante el día y colchón y ropa de cama permanecen a salvo del polvo, de modo que la noche siguiente el niño puede usarla sabiendo que está limpia y es segura. Además, su parte exterior lisa se limpia con un simple paño de forma rápida, cómoda y efectiva.

Opta por tamaño de cama infantil que le acompañe en su crecimiento

¿Cuánto crees que debe durar una cama infantil? Si no quieres estar renovándola cada pocos años, es importante que desde el primer momento elijas un modelo duradero. Te ahorrará tiempo y dinero e influirá en el adecuado descanso del usuario. Lo ideal, pues, es optar por una cama de un tamaño tal que le dé servicio tanto de niño como a medida que vaya creciendo y dando el estirón. Es una pena elegir modelos de cama intermedios que pueden quedarse cortos de la noche al día.