26 de junio de 2017

Elementos imprescindibles para decorar un dormitorio juvenil

La adolescencia es una etapa de muchos cambios físicos, sentimientos encontrados y desarrollo social. En este periodo la habitación de un adolescente se convierte en su refugio, su paraíso donde relajarse, escuchar música, soñar o reír. Y lo más importante, se trata de un  santuario donde el joven es el rey y donde reina la privacidad absoluta.

Diseñar una habitación tan personal es todo un reto a no ser que seas un decorador profesional. Un dormitorio juvenil tiene que expresar la seña de identidad de quien la ocupa: acorde a su cultura, gustos musicales, deportes favoritos, colores… y conjugando todos los elementos, intentar que se adapte a su etapa de crecimiento personal.

 

Qué no debe faltar en un dormitorio juvenil

Como todos sabemos, los adolescentes son muy versátiles. Debido a la etapa que están viviendo, se vuelven inconstantes e inconformistas. Por lo tanto, usar muebles multifuncionales, distribuir muy bien el espacio de almacenamiento y definir las áreas de estudio y de descanso dentro del cuarto son las principales claves.

En cuanto al almacenamiento, sería bueno introducir estanterías, bancos tipo baúl, contenedores debajo de la cama o una pared de gabinete debajo de la cama. Es decir, aprovechar los espacios muertos para que sean útiles de forma acorde a la decoración.

Por otro lado, la iluminación es muy importante. Aparte de la luz natural, escoge una lámpara potente para el techo y bombillas de luz fría, que no daña los ojos, para el escritorio, ya que los adolescentes pasan muchas horas estudiando y haciendo deberes.

¡Y piensa en la comodidad! No pueden faltar una mesa de estudio grande, una silla ergonómica, un buen colchón, un armario con departamentos o una alfombra suave y gruesa para andar descalzo.

 

Muebles multifuncionales para un dormitorio juvenil

Los muebles no sólo tienen que tener un buen aspecto y colores llamativos, han de ser funcionales y versátiles. En el caso de un dormitorio juvenil, es preferible el mobiliario que realiza más de una función. Por ejemplo, una cama que se transforma en sofá  o unas literas abatibles, con lo cual tu hijo puede recibir a más amigos en su cuarto.

Otras buenas ideas son: poner una mesa que se eleva o se pliega para dejar sitio libre, introducir una estantería con escritorio para almacenar mejor o usar un zapatero multiuso para separar ambientes como la cama de la zona de estudio.

De esta forma, se creará un espacio para diferentes momentos del día: un espacio de diversión, relajación, estudio y quedadas y todo en un entorno armónico, práctico y moderno.

 

Detalles que marcan la diferencia

La sensación de amplitud en una habitación se puede conseguir independientemente del espacio de la estancia. Colores suaves o pintar una pared en otro color diferente al resto es un truco que siempre funciona. ¡Telas, papel pintado y pintura serán tus aliados!

Lámparas de diseño, fotos enmarcadas o en un mural, cortinas llamativas, puffs, vinilos, una diana… pueden hacer el resto. Solamente necesitas dejar volar tu imaginación y escuchar la opinión de tu hijo adolescente para crear una habitación única y a su medida.

¿Quieres ver algunos ejemplos para inspirarte? Navega por nuestra web y comprueba la gran variedad de diseños de dormitorios juveniles en Madrid y decoraciones que puedes incorporar en tu propia vivienda. ¡Adelante!