25 de agosto de 2017

Cómo habilitar una zona de estudio en un dormitorio juvenil

¿Tu hija o hijo ya está en la edad de estudiar y necesitas acondicionar su dormitorio para las horas de estudio? Estás de enhorabuena porque si continúas leyendo encontrarás consejos para que pueda centrarse en sus apuntes y tareas de una manera eficaz gracias al acondicionamiento de su habitación.

1. Separa el área de estudio y de descanso

Si puedes distribuir el espacio de la manera en que tus hijos no puedan observar la cama desde su mesa de estudio, será bueno para su concentración. De esta manera, impedirás que se puedan distraer con la idea de tumbarse en la cama. Como resultado conseguirán una mayor productividad.

2. El escritorio siempre junto a la ventana

Para la obtención de una buena iluminación, la luz natural es la más recomendable. Por ello, el escritorio deberá situarse al lado de la ventana. De esta forma, su vista no se dañará, aumentarán la producción de endorfinas, y mejorarán el rendimiento escolar. Pero si por causa de la distribución no puedas colocar el escritorio junto a la ventana, es imprescindible elegir una luz artificial correcta. La lámpara se situará orientada frente a la mano que utiliza para la escritura, para eliminar esas incómodas sombras.

3. Coloca muebles para ordenar los objetos

Es imprescindible la colocación de una librería o estantes para ordenar los libros, los cuadernos o los diccionarios, y que no estén desordenados por la habitación. También la librería ayudará a que tu hijo encuentre de una manera más rápida el libro que buscaba. Igualmente, al estar ordenados en un sitio en concreto no se distraerán. Un corcho también es una buena opción para que planifiquen sus tareas, apunten los exámenes y puedan planificarse rápidamente de un solo vistazo.

4. Distribuye la habitación compartida en dos espacios

Si la habitación es compartida tus hijos deberán poseer espacios diferenciados, para no invadir la zona de estudio de su hermano y para que puedan centrarse en su trabajo.

5. Prepara un gran escritorio

Si posees suficiente espacio en la habitación, sería adecuado un amplio escritorio donde realizar su estudio de una manera adecuada y sin agobios. Además, si optas por un gran escritorio, tu hijo podrá invitar a sus amigos a que realicen los deberes de una manera conjunta o desarrollen trabajos en equipo.

6. Compra una silla confortable

La silla donde estudie deberá ser cómoda, porque pasará varias horas sentado en ella. Las sillas ergonómicas brindan un gran apoyo a espalda, brazos y pies y la postura del cuerpo es natural. Lo aconsejable es la elección de una silla que tenga regulador de altura, para que los pies puedan acomodarse en el suelo con firmeza. El asiento deberá ser de espuma con densidad media-alta.

7. Transforma el cabecero en escritorio

Si la habitación posee unas dimensiones reducidas, podemos aprovechar también el cabecero como escritorio. Así, optimizamos el espacio de la habitación y aumentaríamos la superficie de trabajo, ya que la zona del cabecero puede tener el uso de auxiliar. Y si la habitación es más pequeña aún, nuestro objetivo será distribuir bien el espacio. Por ello, en este tipo de habitaciones la mejor opción es una litera para que se pueda situar debajo el escritorio.

8. Reutiliza el armario empotrado

La sustitución de un armario empotrado que no se usa por una zona para el estudio es una gran idea. Puede ser conformado por baldas, estanterías, y con los complementos necesarios para que los estudiantes puedan tenerlo todo organizado.

 

Con todas estas claves, ya puedes idear una perfecta zona de estudio para tus hijos. En Max Juvenil Rivas te ofrecemos muebles juveniles en Madrid con una amplia oferta y gran calidad en todos nuestros productos. ¡Compruébalo y aprovecha para renovar el dormitorio de tu hijo!